El Camino del Chamán

El Camino del Guerrero Sagrado sana el Espíritu. El Camino del Payaso Sagrado sana el Alma. Y el Camino del Chamán sana el Cuerpo. ¿El Cuerpo? ¿No hemos la mayor parte de nosotros sido condicionados para creer que el Cuerpo es en cierta forma inferior al Espíritu, al Alma?



Los ancianos de América — los Americanos Aborígenes — siempre han enseñado que el Cuerpo, nuestra conexión personal de sustancia y espíritu, es sagrado. Una antigua canción de la Sociedad de Mujeres Salish postula:


Quien no puede amar su Yo no puede amar a nadie.

Quien tiene vergüenza de su cuerpo tiene vergüenza de toda vida.

Quien encuentra impureza y suciedad en su cuerpo está perdido. Quien no pueda respetar los regalos dados aun antes del nacimiento. Nunca podrá respetar cualquier otra cosa completamente.


El Camino del Chamán comienza con su propio Cuerpo e implica la creación, control, almacenamiento, canalización, cambio, y liberación de energía. Principios recientemente “descubiertos” por científicos modernos eran conocidos por los Chamanes desde las épocas más remotas, por ejemplo: Arrastre por convección (“si dos ritmos son casi iguales y sus fuentes están a corta distancia, siempre se refundirán, caerán en Sincronía”.); E = mc ² (la intercambiabilidad entre energía y materia); Y la Teoría de onda /partícula (la Energía puede viajar en ondas o partículas). Un Chamán percibe su Cuerpo como una agrupación luminosa, un acto sagrado, un acto vertiginoso de poder y belleza. Explorando su Cuerpo, él se convierte en un especialista en vibración, armonía, y balance. Curioso por cruzar a otras dimensiones, su conciencia se extiende y llega a ser como un pararrayos. Cuando esa conciencia es iluminada, su Cuerpo conecta esta energía a tierra y la descarga a fin de que no haga daño.


Algún principios científicos aún no han alcanzado a los conocimientos chamánicos, por ejemplos, el principio de Gravedad. Un Chamán de hoy en día lo explica así, ” La tierra te llama. Tiene algo para ti. Esta gran criatura en la cual vivimos desea darte su energía para potenciar tu vida “. Los occidentales rehuyen este regalo. Le llaman GRAVEDAD y piensan que es una fuerza que quiere jalarnos hacia abajo al centro de la tierra. En lugar de eso, sé como un árbol, hundiendo sus raíces hacia abajo hacia el magnetismo de la tierra. ¡Extiéndete con tus ramas y tus hojas hacia la luz y el aire de las alturas “!


La imagen de un árbol es un gran modelo para los chamanes. Un árbol es un ser de energía muy eficaz. Usa cada bit de energía y no la desaproveches para nada. La madera de un árbol es un conductor de energía tanto desde abajo como desde arriba; Y como tal, es a menudo usado por el Chaman para conducir su conciencia en viajes de descubrimiento. Un tambor, hecho de cuero extendido sobre madera, se convierte en “el corcel del chamán. Calabazas, matracas, y otros dispositivos rítmicos también pueden ser usados como conductores de energía. ¡El Chamán se sintoniza al ritmo y cabalga hacia otros mundos! Entonces el ritmo trae al Chamán de vuelta a ésta, su Tierra amada. Como un árbol vivo, el chamán es arraigado profundamente dentro de la tierra, poniéndose en contacto y convirtiéndose en espíritu”.


Los chamanes se sanan a sí mismos (y sirven como catalizadores curativo para otros) de tres maneras principales:

1. Removiendo obstrucciones en el flujo de energía; 2. Equilibrándose y centrándose; y Poniéndose a tono y armonía.


Los chamanes son descritos como seres de aguda inteligencia, un cuerpo perfectamente flexible y ágil, y una energía que se muestra ilimitada. Su memoria y autocontrol están por encima del promedio; Y sus ojos brillantes revelan una astucia tímida. A menudo, su poder interior avanza con su edad; Y exhiben gran fuerza, flexibilidad, y vigor a todo lo largo de su edad madura. Como Ancianos (un término u